Saltar al contenido

El camino a seguir.

innovariscruceLos últimos años se han convertido en los máximos exponentes de la exportación empresarial, fundamentalmente para  minimizar el efecto de la caída del consumo interno de países como España y, concretamente de Comunidades Autónomas como las Islas Canarias.

Este incremento en la exportación obedece al esfuerzo de las empresas españolas, que han visto necesario abrir nuevos mercados donde comercializar sus productos y servicios, pues su cifra de negocios se ha visto reducida año tras año debido al impacto provocado por la crisis económica en sus ámbitos de actuación y la desaceleración de la actividad.

Lo cierto es que con la coyuntura económica actual, la pérdida de confianza y los resultados empresariales que arrojan los balances de una buena parte del tejido empresarial, se ha acelerado de forma necesaria, los procesos de salida al exterior para poder diversificar los mercados, provocando que muchas empresas inicien su actividad empresarial  “fuera” de nuestras fronteras y haciendo de la internacionalización una obligación.

Las resultados demuestran cuál debe ser el camino a seguir, y ya hoy en día, la mayor parte de las Comunidades Autónomas han  ido incrementando sus cifras de exportación de forma exponencial, en el caso de  Canarias, la variación con respecto al 2010 alcanza algo más del 29 %, lo cual previsiblemente, supondrá importantes incrementos en las resultados empresariales, y ha de contribuir a la estabilidad de la actividad empresarial, el sostenimiento de los puestos de trabajo actuales y la creación de nuevos empleos.

Los beneficios que implica internacionalizarse son muchos, y el inicio del proceso de salida al exterior exige que cada organización determine de forma clara sus prioridades, debiendo establecer acciones concretas, plazos específicos y los recursos necesarios poder desarrollar con éxito estas acciones, teniendo que seleccionar cuidadosamente los países de destino para minimizar los riesgos de la salida al exterior.

Iniciar el camino de la internacionalización implica un elevado grado de sacrificio, esfuerzo y dificultad, pero en el contexto actual, en el que la globalización impregna todo, en el que la competitividad es cada vez mayor y, en el que los mercados exigen cada vez más a las empresas, se hace doblemente necesario apostar por internacionalizar la empresa, sustentados en aquellos ámbitos de especialización, diferenciación y de calidad diferenciada con los que cuentan nuestras empresas.

Las pymes españolas tenemos que aprender a poner en valor lo que hacemos, esforzándonos por mejorar de manera continua nuestros productos y servicios, y saliendo al exterior a ofertarlos sin complejos, con la certeza de que podemos competir en el mercado exterior con garantías y calidad.

Nosotros ya lo estamos haciendo, y además, podemos ayudar a otras organizaciones a conseguirlo, pues es fundamental poder dar los primeros pasos hacia la internacionalización con firmeza, diseñando el proceso de salida al exterior con estudios de mercados serios y rigurosos, pudiendo contar con asesoramiento personalizado y experto, y sobre todo, teniendo el acompañamiento adecuado que facilite el proceso a través de alianzas estratégicas, estableciendo colaboraciones de confianza y seleccionando partners que permitan sinergias con resultados favorables para la empresa.

Deja un comentario